¡PEREN, QUE ME BAJO DEL CARRO!


He aquí la Bandera de Asturias,
con la Cruz en el medio
y, colgando de los brazos, Alfa y Omega,
principio y fin de de la historia gloriosa...
Hoy es, según dicen, el "Día de Asturias" y es, a la vez, o antes, "Día de la Santina" o de Covadonga o de la Virgen María, madre de Dios. Hoy, por tanto, clero y políticos, irán de la mano, en amor y compaña, con flores a María y entrega de medallas del Principado a distintas personalidades, algunas, no sé este año, pero otros, sin muchos mérito que se diga. Por lo que, eso sí, al ver algún premio, da risa, y da pie para creer que algo no se hace con honestidad. O que se hace por influencias. O que no debiera hacerse.

Día de As
turias? Eso, con misa cantada y todo. ¿Y que tiene que ver el día de Asturias para celebrarse el mismo día de la Virgen de Covadonga, par a par, no diré en concubinato, pero si en extraña comandita? ¿Que tiene que ver lo religioso con lo profano, qué la Iglesia con el gobierno del pueblo, qué los ritos religiosos con los rotos menesterosos sin trabajo, o con el trabajo contado o los que no van de procesión...?
El mapa asturiano, simbolizado por signos religioso, entre otros, claro. Todo lo que es Asturias

¿Qué tiene que ver el altar re
ligioso con el estrado del gobierno, habida cuenta que cada cual debe tener su parcela independiente...? Pues eso, que no lo está, aunque debiera estarlo; por lo cual, digan lo que digan tirios y troyanos, o sea, unos pidiendo responsos y otros pidiendo votos, ha muchos años que van a "a la comuña" y si ya uno les había vuelto la espalda, asqueado de tanta parafernalia y tanta pomposidad, nunca como hoy para aprovechar el día, que también es mío y ordenar que paren el carro en que nos subieron a todos para bajarme.
Pelayo, espadón y sayo.
Su rostro
no muestra precisamente placidez ni bondad,
pero fue un gran servidor para la Iglesia y la Reconquista (¿?)

Uno, en la medida de lo que entiende y sabe, no quiere ni desea formar parte de la tropa actual, lleven montera picona, lleven hisopo o lleven pendones y laureles. Que con su pan se lo coman. Y que conmigo no cuenten. Y sino, que bajo Dios y lo vea. Ni responsos ni votos. A no ser que la Iglesia y el Estado dejen de marchar a la par, unidos, bien casados y no, como van, que no debiera ser en un Estado Laico y aconfesional, donde una Iglesia se inmiscuye en lo que no debiera , de modo y manera y por tanto, que cada cual se arregle a su modo, que debe ser la mejor forma de que cada cual en su casa haga de su capa un sayo y no, como ocurre, que la Iglesia, viviendo a expensas del Gobierno --además de la caridad cristiana y de otras caridades largas y dispendiosas--monte cada día un cirio de mil demonios contra el Gobierno que la alimenta, lo cual es extraño que hasta el propio "Día de Asturias" quede a la sombra del Día de Covadonga y en vez de sentir y celebrar la Constitución -- por otra parte, incompleta todavía--haya que ir de procesión y a rezar como fieles creyentes.

Recen los creyentes, de los que nada
decimos. Pero no nos metan a todos los as
turianos y al Día de Asturias en el Día de Covadonga y no nos juzguen a todos "con flores a María", ni fervorosos creyentes, que uno , a su juicio, discierne de lo que es un acto religioso de un acto histórico y constitucional o racial y, en cualquier caso, sin que tenga que ver el Día de Asturias con el Día de Covadonga. Que no es lo mismo aunque lo hayan configurado como lo mismo.

1945, 13 años, pan escaso, ropa remendada; madreñas de calzado y ya trabajando, y sigue trabajado todavía a quien aquí se ve. ¿Quieren que vaya de procesión religiosa y dando vivas a Asturias...?
Como nota final debo hacer una reflexión: Para quien argumente tales cosas como aquí se argumentan, va a tener difícil que un día le den la medalla del Principado o reciba las bendiciones de la Iglesia. Y eso que no referí del porqué del "Principado", que esta es otra historia.
Las tres ilustraciones superiores pertenecen a Internet. La del niño trabajando es patrimonio de mi justificado amor a la Iglesia.

3 comentarios:

Albino Suárez dijo...

¡Jo!, que pifia. Donde digo "Peren" en el título quise decir ¡Paren...! Paren que muy bien podía extenderse a otra exclamación: "Esperen, que me bajo del carro", pero ya ven...Así que pido disculpas por la errata cometida; una más de mis múltiples erratas humanamente literarias...

José Miguel dijo...

¿ Tan difícil resulta hacer caso a la razón y dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César?... parece que sí.. ¿ tan difícil resulta hablar de laicidad como sinónimo de libertad y de civismo..? Parece que sí...Miguel Bernardo.

sito dijo...

Tengo un libro tuyo de poemas. Hace poco descubrí este blog y sobre este asunto, te diré, paisanu, que ojalá tuviese Asturies miles de paisanos como tu!!
Luis Suarez