CON LA CRUZ A CUESTAS



Estamos, por lo que veo en la tele y leo en los periódicos, en la semana de Pasión. O sea, en lo que entiendo, en conmemorar la muerte de Cristo. Y para ello, la gente, con más o menos fe, van de acá para allá, se conmocionan, se contraen, se agitan; lloran, rezan, cantan y van de procesiones, costaleros unos, compungidos otros, se bendicen actos, se ruega y se ora, se oyen homilías, que parecen mítines; se elevan cruces, se salmodia, entre ramos, palmas e incensarios...A Jerusalén van los más pudientes; que allí fue, según dicen, donde Cristo tuvo su razón de ser. Y allí, rezar ante el llamado "Muro de las lamentaciones" es como hablar con Cristo viviente.
Fe es creer lo que no vimos. Eso dice la Iglesia. Y Cristo ¿cuándo nació?. Y, exactamente, ¿dónde?. Porque la leyenda habla de un portal, de un pesebre, de una cueva o algo parecido? ¿Donde, en resumidas cuentas? Y, lo que es más importante, ¿cuándo? ¿En qué fecha exacta?
¿Cuántos eran los llamado reyes magos? ¿Eran magos, eran reyes, qué eran? Y lo de la estrella, que era fugaz, ¿como se sostenía en el espacio para orientar a aquellos que le llevaban "oro, incienso y mirra"? Se supone que con el oro los padres del buen niño habrán podido comprarse una buena mansión y dejar atrás el portal de la historia...?
Lo cierto es que,verdad o mentira, la vida de Cristo ha sido siempre motivo de comentarios, tergiversaciones, criterios contrapuestos, argumentos y un sin fin más de disertaciones del más variado y diverso sentimiento.
En junio de 2004, un periódico asturiano publicó que "El teólogo ( y presbítero) Armand Puig asegura que Jesús nació 76 años antes y que tenía seis hermanos", que por lo leído, eran medio hermanos de Jesus, ya que José, el padre, había estado casado antes. Lo que no nos dice es si el padre había enviudado o se había unido en concubinato con María.Lo que dice la leyenda es que María había engendrado por obra del Espíritu Santo. Y que José era carpintero.
Cristo, que dicen que hizo milagros, comenzó su tarea predicadora a los 30 años, tres antes de que Roma lo crucificara, que no lo crucificó porque fuera él, sino porque así era la justicia que impartía,con el visto bueno romano, Poncio Pilatos, gobernador de aquellos territorios, en los cuales el templo era cuerpo intocable, como ahora, y en él regía como sumo sacerdote Caifás.
Lo cierto de la leyenda es que Cristo fue coronado con espinas y clavado en la cruz. Y desde entonces, pese a tenerlo como Redentor, nadie le ha quitado todavía ni los clavos que lo sujetan al madero ni le han retirado las espiras que le hieren la frente.
Poetas y prosistas escribieron de Cristo. Machado lo prefiere libre en el mar y en la tierra; no sujeto al madero. Nosotros tenemos un libro que titulamos "Con la Cruz a cuestas", en el que, desde nuestra ya lejana y perdida infancia hambrienta y forzada al trabajo de las minas,imaginamos a Cristo como un niño más, condenado a trabajos inhumanos, sin pan y sin ropa, y sin libros. Que Cristo,al parecer, tampoco pudo estudiar. De modo que, uno que no cree
milagros ni en parafernalias de gente que vive sin doblar el espinazo ni haberlo doblado nunca sobre el surco para sembrar la semilla de la que comen graciosamente, también hemos hablado de Cristo, en verso y en serio.Y de ello insertamos aquí, para dar fin a este ya largo artículo, nacido a propósito de la fechas que estamos viviendo.
PARA TODA LA VIDA
Corrió su noble sangre por la frente
y del eco detonante de la vida,
Jesús,que está clavado en el presente,

retiene del ayer toda la herida
de su sangre, en la gente...

Si vive en el dolor, vive en la tierra
clavado a los maderos de las cruces.
--Clavado de los hombres, por la guerra
del mal contra las luces
del propio Jesucristo, que se aterra
de tantos arcabuces...

De su frente la sangre coagulada
va, no obstante, latiendo enfebrecida
de la noche del tiempo a la alborada,
que muestra del dolor toda la herida
--la herida de Jesús, crucificada
para toda la vida...
Albino Suárez